Monetización de APPs

Sobre los 0,89 € de Whatsapp en Android

10 Mar , 2013  

No deja de ser curioso lo diferente que es el rasero de medir importes en función del sector. En los últimos días los usuarios de Android han montado en cólera porque Whatsapp ha decidido pasar de ofrecer su servicio de forma totalmente gratuita a cobrar una cuota anual –lo cual llevaba años avisando que iba a hacer, aunque iba postergando el momento para alegría de los usuarios que ahora les critican por su decisión.– La cantidad de la discordia, 0,89 €.

Sí, 0,89 €. La cantidad que pasaría absolutamente inadvertida si, por pereza, decidiésemos rellenar el depósito de combustible del coche en una gasolinera por no desplazarnos doscientos metros más. La cantidad que podríamos dejar como propina en cualquier restaurante o la cantidad que ni nos pararíamos a reclamar por no perder tiempo si nos hubieran cobrado mal en la cuenta de un supermercado.

¿Quién no habría pagado 0,89 € hace unos años por tener un año de “barra libre” de “SMS multimedia”? Recordemos que las capacidades de Whatsapp van mucho más allá de los 140 caracteres que permitían los ya obsoletos mensajes de texto.

Señores, las cosas no son gratis y mantener la infrastructura de servidores que necesita un servicio como el de Whatsapp cuesta mucho dinero. Whatsapp es una aplicación que no incluye publicidad y que –salvo algunos aspectos mejorables en términos de seguridad– funciona razonablemente bien. Es obvio que la continuidad del servicio pasa porque sea monetizado de alguna forma, y lo mismo ocurrirá con las otras aplicaciones que hoy son gratuitas y que ahora intentan arañar cuota de mercado a Whatsapp de forma oportunista.

Quizá no sea lo más popular, pero es necesario que los usuarios entiendan que desarrollar y mantener aplicaciones de calidad tiene un coste importante para las empresas que proporcionan el servicio y que, si verdaderamente se les saca partido, merece la pena pagar los pequeños importes que se solicitan como contrapartida.

No olvidemos que sin las apps la funcionalidad de nuestros smartphones no sería muy diferente de la que tenían los teléfonos móviles de finales de los años 90. Algo así como tener un Ferrari en un mundo sin gasolina.

,

By



2 Responses

  1. Rafa Roda dice:

    ¡Muy buena reflexión David! 🙂

    Aunque creo que el “fallo” de esta y otras aplicaciones gratuitas que se convierten en apps de pago, así como el de las apps “nacidas” de pago, viene más por el método de pago que por el precio, que realmente es regalado en comparación con el servicio que ofrecen.

    Si, por ejemplo, pagásemos a nuestra operadora de móvil 0,50€ o incluso 1€ mensual por que nos incluyesen una serie de apps de pago, creo que seríamos menos reacios a pagar, por el simple hecho de que “no nos enteramos” cuando pagamos. Creo que lo mismo pasaría si el pago puntual se realizase también con cargo a nuestra factura mensual de móvil. Solo hay que ver el éxito que siguen teniendo a día de hoy los SMS premium…

    Por cierto, ánimo con el blog, que seguro que tienes muchas cosas interesantes que contar 🙂

  2. Ronda Moon dice:

    Perdonad este momento de autocrítica y de insulto barato… pero somos unos ratas!! y un poco gilipollas, porque no nos tiembla la mano para gastarnos 100€ en una noche de cena y copas, y nos hacemos caquita si nos hacen pagar 0,89€ por una aplicación (cabe aquí recordar que con 6 SMS anuales, hubiéramos alcanzado el break even de este costoso servicio de mensajería).

Comments are closed.